E

l departamento de I+D de la BBC ha propuesto recientemente en un informe diferentes formatos para superar lo que denominan las 800 palabras, la medida dominante en las noticias online en la mayoría de medios de comunicación. Lo que la BBC intenta defnir en ‘Beyond 800 words’ es un conjunto de nuevas narrativas en un contexto audiovisual en el que podemos producir contenidos audiovisuales multiplataforma, transmedia y desarrollados para todo tipo de públicos.

La idea es hacer frente a la retención de consumidores a través de formatos que se adapten mejor a las plataformas tecnológicas. Los formatos propuestos por los investigadores de la televisión pública británica optimizados a los hábitos y contextos de los usuarios. Vídeos cortos y verticales, historias horizontales, formatos de lectura larga, newsletters, chatbots, visualización de datos, realidad mixta, son algunas de las propuestas defnidas por la BBC. Nuevas fórmulas al servicio de nuevas realidades. Adaptarse o morir.

Pero la cosa ya no va sólo de formatos. Curiosamente, en estas aproximadamente 800 palabras que encontráis con mi firma voy más allá de lo que escribí en 2014 en Perspectivas wellcomm. ‘Innovación y optimismo’ era la respuesta ante las dudas sobre el futuro del periodismo. Cinco años después, las respuestas transcienden a lo que serán los periodistas y los medios de comunicación. Empresas, instituciones y medios deben responder a lo que significa la transformación audiovisual. Ya no podemos hablar simplemente de transformación digital.

Los formatos, contenidos, así como los consumos y la transformación empresarial se deben ejecutar a través del vídeo y de la voz.

Un reciente informe de la empresa tecnológica Cisco afirma que en 2020 más del 80% del tráfico en la Red tendrá que ver con contenidos audiovisuales. Por tanto, debemos ser capaces de transformar y evolucionar las empresas más allá de los modelos  de negocio. La cuestión no es cuánto se parecen los medios al New York Times o el Washington Post, sino cómo ponemos el acento para que nuestras organizaciones se parezcan a  Netfix, Amazon o Uber. Economía de plataformas en una sociedad en la que los usuarios tienen mayor poder de decisión, de producción y de distribución

"En la era de la posverdad, las organizaciones tienen el reto de ser veraces y fiables"

Hay que desarrollar estrategias en las cuales estén presentes la inteligencia artifcial, los asistentes de voz, la realidad aumentada, la realidad virtual, la tecnología 5G y el almacenamiento cloud. Y es que ya no se trata de ser optimistas o innovadores. En la era de la posverdad (en tiempos de Trump, autócratas y compañía) nuestras organizaciones tienen el reto además de ser veraces y fiables.

Me parece que sigue siendo válido lo que escribí en 2014 en este sentido: “los periodistas nunca tuvimos un reto mayor.  No solo el de volver a ser útiles a nuestros ciudadanos, recuperando nuestro papel como narradores de la realidad y vertebrando el análisis más allá de intereses políticos o económicos, sino el de transformar nuestra profesión”.

Con el consumo de medios móviles, las expectativas y los hábitos de uso de los consumidores están cambiando rápidamente en esta era del vídeo bajo demanda. Deloitte en su reciente estudio ‘Future scenarios for the TV and video industry by 2030’, muestra cómo las plataformas de ‘video on demand’ (VoD) no sólo son plataformas de consumo de películas y series, sino que invierten en la producción y los derechos audiovisuales de eventos globales.

Pero sin agobios, que la transformación audiovisual no será posible sin la innovación. Ojo, la innovación de la que hablábamos en 2014 se tiene que convertir en innovación abierta. Esto es lo que Henry Chesbrough, profesor en la Universidad de Berkeley, define como una nueva estrategia mediante la cual las empresas van más allá de sus límites y desarrollan la cooperación con organizaciones o profesionales externos. Para asegurar sus modelos de negocio y sus flujos de ingresos futuros, los medios de comunicación y los productores de contenidos deben abrirse a la cooperación y alianzas, incluso con competidores directos.

En definitiva, el futuro de la comunicación y del periodismo, en particular, va en la línea de combinar la experiencia y el olfato a lo Ryszard Kapuściński o Gabriel García Márquez, pero también de lo que podemos aprender del propio Chesbrough o de Jef Bezos. Y me quedo con algo que apunta un referente al que siempre hay que leer, Xavier Marcet, consultor de innovación estratégica: “el futuro de las empresas se dirime en cómo sincronizan sus capacidades con sus oportunidades”. Sigamos transformando.

Director de Estrategia y Comunicación del Grupo Lavinia @mik1977

Perspectivas wellcomm 2019

Deja un comentario