¿Cuáles han sido los retos más relevantes en materia de comunicación que has tenido que afrontar a lo largo de tu trayectoria profesional?

Los lanzamientos de todas mis películas y series. El lanzamiento de cada película o serie es un reto enorme. Cuando comparas la capacidad, medios, estrategias y efectividad de nuestras producciones con las norteamericanas, francesas o británicas, te das cuenta de que claramente esa es nuestra asignatura pendiente. Tenemos una carencia que tiene que ver con nuestro concepto de base. Es algo cultural, político incluso.

¿Cómo has vivido la evolución tecnológica y social y cómo te has adaptado a los nuevos retos de visibilidad y transparencia?

Estoy en ello. Cada día aprendo algo nuevo. Nos encontramos en un momento de evolución permanente. Los canales, las plataformas, las distribuidoras están descubriendo las nuevas tecnologías. Nadie tiene las claves. Esto puede ser paralizante o fascinante. Me inclino por la segunda opción. Nos encontramos en un momento de posibilidades que ni imaginamos. Es fundamental estar abierto y dispuesto a aprender, a surfear la ola.

¿Qué ha supuesto para el sector del cine en su conjunto y para la Academia de cine en particular el paradigma de la transparencia y la conversación directa con los diferentes públicos?

Es algo ante lo que nos estamos mostrando flexibles, abiertos y dispuestos a entablar un diálogo. La transparencia debe ser sin duda el nuevo paradigma, no hay opción fuera de ella. El público evoluciona con la tecnología, todo el mundo está muy despierto y atento. Nadie puede dar gato por liebre, y menos en nuestro sector. Es fundamental el contacto permanente con nuestro público, el contacto honesto.

¿Cuál crees que es el papel actual de los medios de comunicación y su influencia como generadores de opinión pública?

Los medios de comunicación ya no son los mismos que eran. Aquellos medios de prensa escrita y hablada, incluso la audiovisual, han perdido, pierden cada día influencia en beneficio de los nuevos medios, que son aquellos que se muestran más rápidos y más ágiles. Si los medios de comunicación, o si cualquiera de nosotros, nos empeñamos en mantenernos aferrados a lo que siempre hemos sido, solo podemos perder. Únicamente desde la evolución, para poder marchar al ritmo que marcan los nuevos medios, solo así podremos avanzar.

"Debes entender la comunicación de tu película como parte del proceso creativo"

Desde tu posición, ¿cuál crees que será el siguiente paso en la comunicación, qué nueva revolución espera de este sector para que siga contribuyendo a mejorar la relación de empresas e instituciones con la sociedad?

Por mi profesión y por mi pasión, soy partidario de la comunicación honesta, limpia, transparente. Creo que el público, nuestros espectadores, son mucho más inteligentes de lo que creemos. La gente ha visto tanta imagen, ha escuchado tantos diálogos, que tiene una cultura de la imagen y del sonido muy demandante. Debemos ser honestos, no engañar, no provocar fricción en el ámbito de la comunicación. Me refiero a la fricción entendida como ruptura, como algo que suspende un relato, una película o una serie para transmitir un mensaje. El mensaje debe ir incorporado al relato.

¿En qué medida los profesionales que trabajan en el ámbito de la cultura necesitan tener habilidades en materia de comunicación y en aquellas relacionadas con el entorno digital? ¿Cómo han avanzado en este sentido en la Academia del Cine?

En mi opinión, la mejor actitud es entender la comunicación de tu película como parte del proceso creativo. No diferenciarlo de la creación de la idea, del guión, del concepto visual. La comunicación también es creación, es arte, es industria, exactamente igual que el cine. El concepto del marketing de una película o de una serie es una extensión de la propia serie o película. Puede ser tremendamente creativo, divertido y constructivo el proceso de elaboración de la campaña de comunicación que necesita tu concepto o tu serie.

¿Cuáles son las claves de futuro de la industria cinematográfica y de los creadores para sobrevivir en un entorno digital y disruptivo?

Sin duda, estar a la altura de la demanda del público, que curiosamente se corresponde directamente con la demanda del sector. La revolución en la forma de consumir ficción -y no ficción audiovisual va paralela a la revolución de la producción. La demanda de productos en las nuevas ventanas, en las nuevas plataformas, está provocando un vuelco definitivo en las formas de producción. Es algo que se venía anunciando hace décadas y que ahora ha explosionado. Debemos estar en esa dinámica, jugar en ese campo.

Director de cine y Presidente de la Academia de cine de España

Perspectivas wellcomm 2019

Deja un comentario