E

ra 2010 cuando desde wellcomm se me invitó a que indagara sobre cuáles eran los retos que se nos presentaban a los profesionales de la analítica web de cara a 2011. Y he de decir que no eran pocos, había poca madurez de la disciplina. Hoy, ocho años después, me enorgullece decir que el crecimiento y evolución de la analítica están siendo asombrosos.

Hemos pasado de ser un grupo reducido de amantes de las métricas a conformar una comunidad bien afianzada. La demanda de profesionales se ha triplicado y las escuelas de negocios comienzan a incorporar programas especializados.

Hasta el nombre se ha transformado, ya que hemos pasado de ser Analistas Web a ser Analistas Digitales.

Toda esta transformación es fruto de que la analítica digital es necesaria. Un buen síntoma de maduración es el avance continuo, y para ello hay que conocer qué barreras quedan.

Por eso he vuelto a preguntar a la comunidad de analistas cuáles son los retos a los que nos vamos a enfrentar en este 2019 y me alegra decir que, comparados con los de hace ocho años, se nota mucho que hemos avanzado.

La formación de nuevos profesionales sigue siendo uno de los temas pendientes de la analítica digital. Aunque empieza a haber especialización, las empresas demandan más profesionales de los que se ofertan. Hay que incorporar la analítica digital en los planes de carrera. Aún se piensa que los que tienen que cumplir estos puestos son únicamente perfiles técnicos.

Pero no podemos olvidar que la analítica digital también tiene una gran parte de conocimiento de negocio, y por eso es importante contar con personas capaces de poder relacionar ambos mundos.

Otro de los grandes retos, muy relacionado con el anterior, es conocer la importancia de analizar y medir los datos para la toma de decisiones de negocio. En 2011, uno de los grandes retos era la optimización de la recogida de datos.

Este paso más o menos lo tenemos bajo control, así que es el momento de tomar decisiones sólidas basadas en esos datos. Nuestros datos no engañan; ¿por qué no confiar en ellos y tener el dato como un activo más del negocio? Para poder hacerlo, necesitamos cultura del dato dentro de las organizaciones y que el centro de analítica tenga una posición transversal.

"Los datos no engañan, ¿por qué no incorporarlos como un activo más?"

Aunque es muy fácil reclamar que el dato sea un componente más en el proceso de toma de decisiones, no podemos hacerlo si no tenemos una visualización de cómo es nuestro negocio. A veces olvidamos que una imagen vale más que mil palabras o, en este caso, que millones de datos.

Pero la realidad es que para poder entender qué es lo mejor para nuestro negocio, necesitamos una fotografía clara de lo que está pasando. Gracias a las herramientas de visualización de datos, podemos alternar datos online y ofine además de datos predictivos según el histórico.

Hace ocho años demandábamos una mejor integración de los datos de Social Media, CRM y cualitativos. Hemos trabajado tanto en ello que se nos ha olvidado una parte fundamental: la integración de lo online con lo offline.

Esto coincide con la irrupción del Internet of Things Analytics (IoT) y Blockchain Analytics. Ahora es necesaria, no solamente la integración de todos los datos, sino también su integridad dentro de nuestros planes de negocio. Aunque aún queda mucho por investigar, se vislumbra un futuro muy prometedor.

En estos últimos años, las empresas han hecho un esfuerzo bastante intenso en Big Data, en lograr un universo de datos donde tener recogida toda la información disponible de la compañía. El dato ha sido un pasivo que se empieza valorar como un activo del negocio y ha llegado el momento de sacarle el máximo rendimiento. En ello estamos trabajando.

En definitiva, pasada la época del asentamiento de la analítica digital, este es el momento de su consolidación.

Nuestra misión para 2019 es seguir apostando por que la analítica digital siga madurando como hasta ahora y que vaya tomando un mayor protagonismo dentro de las empresas.

Aunque es cierto que hemos pasado de ser una única persona la que se encargaba de la analítica, a formar parte de un departamento donde el dato es la clave de acciones que impactan en el negocio. Será que lo estamos haciendo bien.

Cofundadora & CEO de El arte de medir @sorprendida

Perspectivas wellcomm 2019

Deja un comentario