¿Cuáles han sido los retos más relevantes que ha tenido que afrontar en materia de comunicación a lo largo de su trayectoria profesional?

Los momentos más delicados han sido los derivados de las fusiones y compras. Se presentan muchos frentes y hay que tener cuidado con los de la comunicación interior. Sin embargo, me parecen más fáciles de abordar estratégicamente que el día a día, donde la ausencia de comunicación adecuada pueda perjudicar a la compañía. En mi actividad en el mundo de la mujer y la diversidad, recuerdo mi soledad en la defensa de las cuotas en los Consejos de Administración. El ambiente era hostil y las posibilidades de mala interpretación, grandes, porque no se trataba de defender ningún privilegio, sino de explicar un instrumento temporal. Tuve que afinar mucho y argumentar sin desmayo. Pero fue interesante.

¿Cómo ha vivido la evolución tecnológica y social de la última década? ¿Ha tenido que variar su forma de comunicar?

He pasado mi vida en empresas tecnológicas, así que me he sentido cómoda con ello. También he vivido en primera línea las consecuencias que traían muchos de esos desarrollos, de ahí que me preocupe tanto por la educación de los más jóvenes y, sobre todo, de las más jóvenes. A veces no se interesan como deberían por un mundo que va a crear los empleos más numerosos y convenientes. La tecnología, por una parte, me ha dado muchas posibilidades de acceder a información interesante y a personas valiosas; por otra, no sé cómo vivía antes del móvil, pero hay que tomar el control de estos medios para que no se lleven nuestro tiempo.

¿Qué ha supuesto para usted el paradigma de la transparencia y la conversación abierta a través de los medios sociales?

Si hablamos de redes, me parecen útiles las más profesionales, pero fuera de un uso muy concreto prefiero mantenerme al margen. Supongo que depende de los trabajos y los estilos de vida, pero no estoy muy segura de que todo lo que circula por ellas sea interesante y útil.

"Recuerdo mi soledad en la defensa de las cuotas en los Consejos de Administración"

¿Cuál cree que es el papel actual de los medios de comunicación y su influencia como generadores de opinión pública? 

Los medios pasan por una gran crisis porque no han logrado todavía el equilibrio empresarial, ni el tono que se adapte tanto al papel como al ámbito digital. Tengo fe en que las cosas se serenen. Hay más cauces de información que nunca y lo importante sigue siendo contar con un material contrastado y veraz, y con un ciudadano que lo demande. El ciudadano tiene que ser más crítico, sobre todo con lo que llega por las redes.

Desde su posición, ¿cuál cree que será el siguiente paso en la comunicación, qué nueva revolución espera de este sector para que siga contribuyendo a mejorar la relación de empresas e instituciones con la sociedad?

Las posibilidades de la tecnología son tales que no me atrevo a vaticinar sobre lo que vendrá pero, al final, estamos hablando de herramientas que nos pueden facilitar la información y su inmediatez (aunque la vieja radio, digital o no, ya tenía esa agilidad). Lo que cuenta es qué comunicamos, con qué transparencia y criterio, incluso en qué cantidad. Vuelvo a la importancia de poner la comunicación (empresarial, gubernamental) en manos que sepan tratarla y lo hagan con ética. El ciudadano podrá disculpar un error, pero lo pierdes con engaños y manipulaciones. Y lo malo es que extiende su desconfianza a otros comunicadores honrados.

¿En qué medida la comunicación es un factor estratégico para para la puesta en marcha de programas de diversidad y RSC en las empresas? ¿Los directivos necesitan mejorar sus habilidades en materia de comunicación y aumentar su compromiso con lo que sucede en su entorno?

Se ha hecho bastante, pero sigue faltando mucho. No puede ser cosmética. Debe responder al interés genuino de la dirección, de forma que no solo se transmita, sino que se imponga en el día a día de la empresa y los empleados tengan la oportunidad de opinar.

¿El aumento del debate sobre la presencia de mujeres en posiciones de liderazgo es cada vez más patente. ¿Cuál es el papel que la comunicación juega en el empoderamiento de las mujeres?

Es muy importante dar carta de naturaleza a los logros de las mujeres, destacarlas, entrevistarlas en cuestiones técnicas y profesionales. Hay que reflejar una realidad social y económica, aunque exagerar la nota puede ser contraproducente. Sigo con interés la creciente aparición de información sobre mujeres deportistas, que ha pasado de la nada absoluta a espacios pequeños pero valiosos para visibilizarlas de forma que se incremente su público.

Senior Advisor en diversidad y responsabilidad social

Perspectivas wellcomm 2019

Deja un comentario