¿Cuáles han sido los retos más relevantes que su organización ha tenido que afrontar en materia de comunicación en los últimos 10 años?

Profesionalizar, despolitizar y acercar la actividad política al ciudadano. Veníamos de una comunicación gris y bastante panfletaria, y una de nuestras primeras medidas fue contratar una agencia para dar un giro hacia campañas rompedoras, directas y con impacto. En los años de austeridad, defendimos la contratación de este servicio a pesar de las críticas para acercar la institución al ciudadano. Sin información no hay participación, pero esa información debe ser directa, clara y comprensible, y llegar al ciudadano por todas las vías posibles.

Otro gran reto fue impulsar las redes sociales, indispensables en nuestra comunicación, que debía y debe ser directa y bidireccional. Decidimos, además, despolitizar los medios municipales y dar en directo los plenos en web y radio, y celebrarlos por la tarde para que llegaran a más ciudadanos.

¿Cómo ha vivido el ayuntamiento la evolución tecnológica y social, y cómo ha adaptado sus estrategias de comunicación para lograr sus objetivos?

Sin traumas y adaptando contenidos en función de la plataforma empleada y el público. Las administraciones hemos vivido una auténtica transformación con la administración electrónica para comunicarnos formalmente con los ciudadanos y esa transformación hay que vivirla sin complejos. Los responsables de liderar esos cambios deben ser valientes, rodearse de profesionales y aprender siempre, porque el mundo digital es clave para la comunicación institucional.

¿Qué ha supuesto para el Ayuntamiento de Torrelodones el paradigma de la transparencia y la conversación directa con sus vecinos?

Muchísimo trabajo y, personalmente, una gran satisfacción. Aún no había obligación legal cuando decidimos crear nuestro propio portal de transparencia, y el primer escollo fue convencer al personal municipal de que la información debía estar abierta a los ciudadanos. A medida que aumentaba la información que publicábamos, íbamos tomando conciencia de que se nos iba de las manos. Se hizo necesario contar con la colaboración de portales especializados en publicar de manera clara y comprensible toda esa información, primero con CIVIO y ahora de la mano de la plataforma colaborativa DYNTRA con el objetivo de ser evaluados de manera continua. La transparencia y la comunicación directa con los ciudadanos requieren de mucha paciencia, esfuerzo y recursos, pero es la vía para acercar la política a la gente y reducir la desafección.

"Los políticos deben ser valientes. Lo digital es clave para la comunicación institucional"

¿Cuál cree que es el papel actual de los medios y su influencia como generadores de opinión pública?

Tienen un papel clave, creo que siempre lo han tenido, y así lo estamos viviendo en España especialmente en este último año de tanta intensidad política. Por ello, como ciudadana les exijo rigor y responsabilidad.

Desde su posición, ¿cuál cree que será el siguiente paso en la comunicación, qué nueva revolución espera de este sector para que siga contribuyendo a mejorar la relación de empresas e instituciones con la sociedad?

Exigiría a los medios la misma transparencia que se nos exige a las administraciones. Esa sería para mí la gran revolución ética: saber quién les financia, quién está en sus consejos, sus vínculos políticos. Para jugar todos con las mismas reglas, más allá de nuevos formatos y plataformas.

¿En qué medida los líderes sociales y políticos necesitan tener habilidades en materia de comunicación y aquellas relacionadas con el entorno digital? ¿Cómo han avanzado en este sentido en las administraciones públicas?

Saber comunicar es fundamental, y saber llegar a la mayor audiencia posible, el gran reto. Para ello es clave rodearse de buenos profesionales. Y hoy en día quien no se haya enterado de que la comunicación con la ciudadanía, especialmente con las nuevas generaciones, es digital, tiene un gran problema.

¿Cómo de importante es para usted la conversación con los ciudadanos? ¿Cree los responsables políticos están preparados para ello?

La conversación con la ciudadanía lleva mucho tiempo, requiere concienciación y mucha dosis de paciencia. El ciudadano debe ser y sentirse parte del modelo de ciudad que definimos, y nuestro reto es acabar con la desafección existente, acercando la política a la gente. Los canales deben estar permanentemente abiertos, debemos desburocratizar la vida, simplificando procesos, interactuando y creando vínculos directos y sencillos. Es cuestión de prioridad política. Se está preparado si se está dispuesto a la exposición constante. Es fundamental en mi manera de entender la política.

Alcaldesa de Torrelodones @biurrun74

Perspectivas wellcomm 2019

Deja un comentario